Inicio > TOC, Trastornos > El TOC: ese gran desconocido

El TOC: ese gran desconocido

TOC

Todos podemos estar familiarizados con ciertos trastornos como puede ser una depresión o una fobia. Pero esto es bien distinto en el caso del trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

En muchas ocasiones, ni la propia persona sabe lo que tiene y cuando, después de una primera entrevista, se le da un diagnóstico, se le explica en qué consiste el TOC y cual es el mecanismo de éste, suele experimentar un gran alivio simplemente por saber que lo que le pasa, tiene un nombre.

Es común en una primera consulta oír frases del tipo: “menos mal que no soy el único al que le pasa esto y que es un trastorno que está definido” o “me daba una vergüenza horrible hablar de esto, pensaba que me había vuelto loco”.

Es frecuente encontrarnos con que la persona que padece un TOC, lleve años ocultándolo sin pedir ayuda profesional, porque les resulte vergonzoso. (Esto es un problema, ya que el diagnóstico precoz, favorece el éxito en el tratamiento). También nos encontramos con que las personas con TOC suelen adquirir una habilidad especial para ocultar sus compulsiones o rituales y evitar que los demás se den cuenta. Normalmente la familia es la única que conoce el problema y es frecuente que todos los miembros de una familia acaben viviendo con las “reglas del TOC”.

¿En que consiste el TOC?

El trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno de ansiedad, cuya característica principal es la presencia de obsesiones y de compulsiones, recurrentes.

Las obsesiones son ideas o pensamientos persistentes que provocan gran malestar y que suelen invadir la mente de la persona. Un ejemplo típico de obsesión es el tema de la contaminación (Ej. “si toco algo o le doy la mano a alguien, voy a contagiarme de una enfermedad”). Ante este malestar o alto grado de ansiedad, la persona busca suprimir estos pensamientos con otras ideas o conductas; estas actividades es a lo que llamamos compulsiones. Las compulsiones son los comportamientos destinados a aliviar la ansiedad, que lleva consigo la obsesión.

Siguiendo con el ejemplo de antes, la persona tendría que lavarse repetidamente las manos o desnudarse antes de entrar en su casa, para “evitar” contaminarla. La persona que padece este trastorno, reconoce que sus obsesiones o compulsiones son exageradas e irracionales, pero no puede evitarlas. Estamos hablando de un trastorno muy incapacitante por la pérdida de tiempo que produce, por el gran malestar que genera y por el deterioro en la vida general del que lo padece.

Algunos ejemplos de TOC

Pensamiento obsesivo Compulsión

Temor a que ocurra algo malo si no se repiten ciertos actos un número determinado de veces. Encender y apagar la luz cierto número de veces, entrar y salir de la habitación varias veces, evitar ciertos números…
Miedo a un posible contagio o contaminación a causa de gérmenes Lavarse las manos o ducharse excesivamente, desinfectar la ropa o la casa, evitar tocar ciertas cosas…
Temor a poder agredir a alguien de forma consciente o inconsciente Evitar acercarse a ciertos sitios (como una vía de metro) por la posibilidad de empujar a otra persona, evitar coger cuchillos, tijeras…
Creer que la simetría o el orden pueden evitar que ocurran ciertas cosas negativas Colocar todo de una determinada manera, colocar pies y manos de forma simétrica…

Esto es un breve resumen de las características de este trastorno, pero seguiremos tratando a menudo este tema.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: