Inicio > Agorafobia, Casos Clínicos > La agorafobia se soluciona

La agorafobia se soluciona

Me llamo Carla. Hace 9 años aproximadamente, tuve un problema de agorafobia que me tuvo prácticamente anulada durante dos años.

Recuerdo la primera vez que tuve un ataque de pánico; iba camino a la Facultad, conduciendo y empecé a sentirme mareada y con mucha presión en el pecho. Me asusté muchísimo, pensé que me estaba dando un ataque al corazón, me faltaba el aire y no podía respirar. Recuerdo que me paré en el arcén en medio de la carretera y pedí ayuda como pude. Empezaron a parar coches, llamaron a emergencias y al poco rato vino una ambulancia que me trasladó a un hospital. La situación fue de lo más aparatosa, pero yo lo único que quería era que salvaran mi vida, estaba convencida de que me estaba muriendo. Fue un momento horrible.

Una vez en el hospital, me hicieron todo tipo de pruebas y me dijeron que había tenido una crisis de ansiedad. Por un lado, sentí alivio pero por otro no estaba realmente convencida, pensaba: ¿y si no me han hecho las pruebas suficientes y han pasado algo por alto?

Cuando más o menos estuve convencida de que lo mío había sido un ataque de pánico y que no tenía nada que ver con algo físico, en vez de sentirme mejor, empezó mi verdadera tortura. Pensaba que si no tenía nada y me había dado ese ataque, me podía volver a ocurrir en cualquier momento.

El coche, por supuesto, no lo volví a coger. A la universidad me tenía que llevar alguno de mis hermanos porque sola no quería ir y cada dos por tres, en cuanto sentía algo de miedo o de ansiedad, les llamaba para que me viniesen a buscar porque pensaba que me iba a desmayar en cualquier esquina.

Hasta ahí llevaba una vida “más o menos normal”. Con miedo, pero seguía haciendo cosas.

Un par de meses después, había quedado con unos amigos cerca de mi casa para tomar algo. Iba andando por la calle y noté como se me nublaba la vista y otra vez la misma sensación de falta de aire y de ahogo. Me tumbé en un banco, pedí ayuda y ahí si que no recuerdo nada más… y otra vez al hospital.

A partir de ese momento, me quedé anulada por completo. Dejé de estudiar y de ir a clase. No salía de casa para nada. Lo único que hacía era ver la tele, dar una vuelta con alguien de mi familia (cuando me obligaban) y por supuesto, con mis ansiolíticos que me tenían medio atontada todo el día.

La gente al principio venía a verme, me intentaban convencer para que saliese a dar una vuelta etc. pero al final se cansaron porque yo no estaba receptiva, no me apetecía que me estuviesen todo el día hablando de mi tema y me volví bastante seca y antipática, por lo mal que me encontraba. Solo quería tomarme mis pastillas, quedarme un poco atontada y que me dejasen en paz.

Tras año y medio de estar así y gracias a la insistencia de mis padres y mis hermanos, accedí a empezar un tratamiento psicológico; con muy pocas esperanzas, eso si, de que lo mío se pudiese solucionar.

La primera vez que fui a ver a Silvia, fui de un humor horrible, más antipática no pude ser (más tarde, nos reíamos recordando esa primera entrevista). No tenía muchas ganas de empezar un tratamiento, pero decidí darme una oportunidad.

Ahora, después de tanto tiempo, lo recuerdo todo como un mal sueño. Volviendo la vista atrás, creo que no me resultó tan difícil superar mi problema, poco a poco fui perdiendo miedo, me fui enfrentando a situaciones, conseguí vencer a mis pensamientos irracionales y fui adquiriendo otra vez confianza en mi misma.

Volví a retomar mi carrera, la terminé y ahora trabajo en el extranjero, conduzco, cojo aviones y en definitiva, soy libre.

Quiero, a través de la oportunidad que me ha dado Silvia de escribir aquí, animar a las personas que estén viviendo el tormento de la agorafobia, a que luchen, a que busquen ayuda, porque esto se supera y una vez se sale de un trastorno así, la vida se disfruta muchísimo más.

Anuncios
  1. 28/05/2012 en 10:30

    Gracias Carla, por compartir con todos tu experiencia.
    Un abrazo,
    Silvia

    Me gusta

  2. angeles
    08/11/2012 en 10:06

    Hola Carla, me llamo Ángeles y llevo 10 años de tratamiento con mi fiel compañera “agorafobia”. Mis problemas empezaron antes de entrar al instituto, pero los síntomas casi desde pequeña. Tu testimonio me da un poquito de esperanza para seguir con mi lucha.
    Gracias

    Me gusta

  3. Mari
    06/05/2014 en 11:06

    Tras leer el relato de esta chica me he animado a escribir, llevo más de 5 años padeciendo esta enfermedad, supongo que ya se ha vuelto crónica. No he dejado de insistir ni un solo día, voy a terapia a menudo, tomó mi medicación diaria pero no logró salir de este pozo. Quizás mi terapeuta no está actuando correctamente?
    Me gustaría sentirme como Carla algún día, ser libre y dueña de mi misma, la vida se vive una vez y a mi se me está escapando. Agradeceria cualquier consejo

    Me gusta

  4. Cesar
    25/03/2017 en 18:20

    Sabe que como puedo contactar a la Psicologa Silvia. Padezco de agorafobia desde hace 3 años y quisiera tratarme.
    Se lo voy a agradecer mucho. Saludos.

    Me gusta

    • 27/03/2017 en 12:40

      Hola Cesar,
      puedes contactar conmigo a través de este Blog, ya que es de nuestro Centro. También a través del siguiente correo electrónico: info@psicia.com
      Y en el siguiente número de teléfono: 914028012
      Un cordial saludo,
      Silvia García Graullera

      Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: