Inicio > Artículos, Trastornos > Crisis económica y trastornos de ansiedad

Crisis económica y trastornos de ansiedad

Llevamos varias semanas abordando el tema de la crisis económica y su relación con distintos trastornos. Nos vamos a centrar ahora en los trastornos de ansiedad que están surgiendo o que se están agudizando a causa de este estrés sostenido en el tiempo.

Según un informe de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, las personas que están en paro, tienen el doble de posibilidades de tener crisis de angustia o ataques de pánico.

Perder un puesto de trabajo, no solo está relacionado con la pérdida de salario o de poder adquisitivo, afecta a muchas otras variables psicológicas como son la autoestima, la pertenencia a un estatus o grupo social, la autonomía etc. Todo ello, puede hacer que personas con cierta vulnerabilidad psicológica acaben desarrollando un trastorno de ansiedad como por ejemplo, un trastorno por estrés agudo.

Una situación de estrés continuado hace que se vayan minando poco a poco los mecanismos adaptativos y que aparezcan sensaciones de frustración, de miedo al futuro, de incertidumbre, de pesimismo y de amenaza constante. Cuando una persona se encuentra inmersa en todo tipo de pensamientos negativos acerca del presente y del futuro, el cuerpo suele empezar a dar señales y pueden aparecer somatizaciones en forma de: problemas de concentración, dificultades para conciliar o mantener el sueño, irritabilidad, dolores de cabeza, tensión muscular etc.

También pueden aparecer conductas de evitación como una forma de “escapar” de ciertas situaciones que producen angustia. Por ejemplo, dejar de leer la prensa, evitar todo tipo de conversaciones por miedo a oír la temible palabra “crisis”, no encender la televisión etc.

Estamos observando últimamente, que muchas personas que no están sufriendo la crisis económica de forma directa, están solicitando ayuda psicológica por problemas de ansiedad, ya que no se sienten capaces de enfrentarse al flujo de información constante sobre el desempleo, los desahucios, la austeridad, el rescate y lo que queda por oír… En estos casos, la rumiación continua sobre que llegado el caso no se va a poder hacer frente a la situación, también está provocando que personas que no tienen un problema económico real, estén desarrollando trastornos de ansiedad similares a personas azotadas por la actual crisis.

Por otro lado, se acaba de publicar en el XVI Congreso Nacional de Psiquiatría, un informe que constata que los problemas económicos derivados de la situación actual se han asociado a un aumento del número de suicidios.

Algunos datos que hemos observado en nuestro Centro, relacionados con este tema y los trastornos de ansiedad:

Respecto al Trastorno obsesivo compulsivo. Las obsesiones no son preocupaciones excesivas sobre temas cotidianos, pero hemos observado como algunos pacientes con TOC han trasladado el foco de las rumiaciones obsesivas a la crisis (como en su día pasó con el tema de las vacas locas o el sida). A modo de ejemplo, un paciente con TOC puede obsesionarse con el pensamiento de que la mala suerte le va a perseguir y que la crisis va a arruinar a toda su familia y realizar una serie de compulsiones o rituales con el fin de neutralizar esa “posible mala suerte” respecto a su economía.

Los pacientes con Trastorno de Ansiedad Generalizada, también están siendo más vulnerables ante esta situación. La intranquilidad continua y la poca tolerancia a la incertidumbre, características de este trastorno, están haciendo que estos pacientes vean agudizados muchos pensamientos catastróficos acerca del presente y el futuro.

También están aumentando considerablemente los casos de consultas sobre ataques de pánico o crisis de angustia.

Con todo esto, no nos estamos refiriendo a que la crisis sea la causa directa de desarrollar un trastorno psicológico, pero lo que se está observando es que ante un acontecimiento vital estresante, hay determinados trastornos que se están agudizando. Habrá que estar muy alertas ante esta tendencia, para poder hacer un diagnóstico precoz que evite un agravamiento de determinados casos.

Por último queremos enviar un mensaje esperanzador respecto a los trastornos de ansiedad, éstos si que pueden solucionarse con un tratamiento adecuado. ¡No dejemos que el miedo nos paralice!

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: