Inicio > TOC > Trastorno obsesivo compulsivo en el embarazo y postparto

Trastorno obsesivo compulsivo en el embarazo y postparto

Breastfeeding

Existen muchos estudios y literatura sobre la depresión postparto, pero hay otros trastornos psicológicos perinatales que se dan con frecuencia y de los que se da muy poca información. Uno de ellos es el Trastorno obsesivo compulsivo en el embarazo y postparto; éste es uno de los peor diagnosticados y que más puede limitar a una madre, ya que es uno de los trastornos de ansiedad más invalidantes.

Tanto el embarazo como el postparto son etapas muy gratificantes, pero también son periodos de una mayor vulnerabilidad psicológica para la mujer. Es normal que una madre primeriza pueda tener pensamientos inquietantes sobre la seguridad y el bienestar del bebé; estos suelen ser temores temporales y surgen como una respuesta de adaptación a una nueva situación vital. Pero cuando estos pensamientos se vuelven recurrentes, la madre no los puede apartar de su mente, existe malestar emocional y las compulsiones empiezan a interferir con el comportamiento normal, habrá que estar alerta porque probablemente estemos ante un TOC postparto.

Caso real

Mónica de 34 años acude a consulta por primera vez con un estado muy elevado de ansiedad. Viene sola porque manifiesta que, aunque su marido está al corriente de su problema, le avergüenza relatar el contenido de sus pensamientos delante de él. La paciente relata que tiene un bebé de cinco meses y que desde el momento en el que lo tuvo, le empezaron a aparecer pensamientos de contenido agresivo hacia él. Le invaden pensamientos sobre la posibilidad de pegarle, zarandearle e incluso le vienen imágenes de estar asfixiándole con una almohada. Todos estos pensamientos e imágenes considera que no son normales y le generan angustia y auténtico terror. Manifiesta que al principio empezó a comprobar si el bebé estaba bien, si había alguna almohada cerca, la escondía, evitaba acercarse a las ventanas con el bebé en brazos, evitaba manipular objetos como cuchillos o tijeras y dejó de darle el pecho por miedo a hacerle daño. En la actualidad, su madre se ha tenido que ir a vivir con ellos porque Mónica se siente incapaz de atenderle.

Durante toda la entrevista no ha parado de llorar, manifestando que su hijo es lo que más quiere en el mundo y que está muerta de miedo por la posibilidad de hacerle daño. Dice que la experiencia de ser madre le ha hecho pasar “del cielo al infierno”. Cuando indagamos sobre otros antecedentes psicológicos, cuenta que hace años estuvo diagnosticada de un TOC leve, relacionado con temas de contaminación pero que con terapia cognitivo conductual lo solucionó en un espacio corto de tiempo.

El caso de Mónica, aunque pueda sorprender por el contenido de sus pensamientos, es mucho más frecuente de lo que en un principio pueda parecer.

Los pensamientos obsesivos más recurrentes en este periodo, suelen ser:

– ideas de poder hacer daño al bebé

– imágenes violentas

– sobreprotección del bebé

– preocupación excesiva sobre la suciedad y los gérmenes

– preocupación excesiva sobre posibles enfermedades

En cuanto a las compulsiones (conductas o rituales que la madre realiza para aliviar el miedo o la ansiedad), las más habituales son:

– conductas de evitación (Ej. Evitar tocar cuchillos, no bañarle por miedo a ahogarle, no preparar el biberón por miedo a poner algún producto tóxico…)

– lavar o desinfectar todo de manera exagerada

– conductas repetitivas (Ej. Tocar las cosas un número determinado de veces para que no ocurra nada malo)

La severidad del caso varía en cada persona pero es muy importante buscar ayuda profesional ya que éste es un trastorno muy incapacitante y en una etapa tan importante como puede ser el embarazo o postparto, puede interferir muy negativamente tanto en el cuidado del bebé, como en las relaciones familiares y de pareja. Muchas veces la mujer se resiste a pedir ayuda por miedo o por vergüenza, pero hay que tener en cuenta que la detección y la intervención temprana son fundamentales de cara al pronóstico. Con el tratamiento psicológico adecuado, los síntomas tenderán a remitir permitiendo a la mujer recuperarse y llevar una vida normal.

Anuncios
  1. 14/03/2015 en 12:09

    Muy bueno, me gustaría compatirlo. Cuando quieras pásate por http://blog.webdivan.com y dejanos tu opinion!

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: