Inicio > Amor obsesivo, Artículos, Pareja, Trastornos > Amor sano, amor obsesivo

Amor sano, amor obsesivo

coeur

El enamoramiento es uno de los estados emocionales más positivos que puede vivir una persona; por supuesto, éste tiene que ser recíproco para que se de la felicidad. En este estado emocional, la persona se encuentra invadida por un conjunto de sensaciones positivas como son la alegría, emoción, excitación, sensualidad etc.

En muchas ocasiones, se ha definido a esta etapa del amor como una enfermedad mental transitoria y es que en cierto modo, nos obsesionamos y perturbamos con el objeto de deseo.
Distintos estudios e investigaciones han demostrado que, cuando nos enamoramos, en nuestro cerebro se produce una combinación de hormonas similares a las que se produce en un trastorno obsesivo compulsivo o en una adicción. Por un lado, aumentan los niveles de dopamina y norepinefrina (produciendo efectos similares al de las anfetaminas) y por otro, disminuyen los niveles de serotonina (estos bajos niveles nos llevan a un pensamiento repetitivo, que explicarían la obsesión por el otro).

Se podría decir que el enamoramiento es un estado obsesivo transitorio en el que:
– el pensamiento en la persona amada se vuelve incontrolable.
– hay una tendencia a idealizar a la persona, obviando cualquier aspecto negativo; se produce una distorsión de la realidad.
– existe una pérdida de concentración, ya que todo el pensamiento está focalizado en el objeto de deseo.
– a nivel fisiológico pueden aparecer síntomas de ansiedad, insomnio, pérdida de apetito, energía desbordante etc.
El enamoramiento produce entusiasmo, alegría, vitalidad, optimismo; en definitiva, produce una especie de adicción.
Como dice Helen Fisher, antropóloga e investigadora de la biología del enamoramiento, estamos enamorados cuando alguien “acampa en nuestra cabeza”.
Si la relación evoluciona, de este enamoramiento transcurrido un tiempo, se pasaría a la etapa de amor donde el vínculo se vuelve más seguro y racional y donde aparece un afecto más sólido y sincero.
Hasta aquí todo se puede considerar “normal”. Pero ¿qué ocurre si en lugar de evolucionar hacia un amor sano, éste se convierte en una obsesión?

El amor obsesivo.
Lo primero que hay que tener claro es que el amor nos hace sentir felices, la obsesión no.
En la mayoría de los casos, es difícil para la persona reconocer que su amor es obsesivo; normalmente la tendencia es a manifestar que se trata de un amor puro y verdadero, pero existe una serie de características que nos pueden hacer ver que nos encontramos ante un problema.
En este amor patológico se produce una pérdida de control absoluto, los pensamientos intrusivos invaden la mente y el estado de ánimo puede fluctuar desde la euforia y la alegría, a la tristeza y desesperación, en función de como perciban la relación con la otra persona.
Existe también una gran necesidad de estar en contacto permanente con la otra persona y se produce una gran sensación de vacío ante la ausencia del ser amado. Suele aparecer ansiedad, preocupación y desasosiego cuando se está lejos de la pareja. Hay una pérdida de interés por actividades de ocio que antes eran placenteras y puede haber un distanciamiento hacia los amigos y familiares.
Pueden aparecer sentimientos de celos, desconfianza y mucho miedo al abandono. La persona presenta sentimientos de indefensión al no poder controlar unas emociones tan intensas.
A nivel conductual se suelen producir comportamientos de control obsesivo como demanda de atención constante, llamadas, mensajes continuos e intentos de manipulación hacia la pareja.
Frecuentemente hay un intento de aislar a la otra persona de amigos, compañeros de trabajo, familia etc.
En definitiva, la persona pierde su individualidad y la pareja se convierte en el eje de su existencia; todo ello impedirá disfrutar del verdadero amor creando sufrimiento y malestar.

Normalmente, todo esto hará que la pareja empiece a sentirse mal con la relación y se distancie, haciendo que la persona sienta más ansiedad, más inseguridad y más obsesión, creando así un círculo vicioso difícil de romper. Cuando la persona busca ayuda psicológica suele ser o porque ha recibido un ultimátum en su relación o porque la relación ha fracasado y se encuentran en un estado de desesperanza y tristeza importantes.
El tratamiento psicológico es fundamental de cara a superar un problema que se encuentra a caballo entre un trastorno obsesivo compulsivo y una adicción. Si se trata de forma precoz, puede que se reconduzca la relación antes de terminar en fracaso. Si la relación ha terminado o no ha llegado a comenzar, habrá que ayudar al paciente a superar el duelo por la pérdida de una forma sana y a no recaer en este tipo de vínculos obsesivos en posibles relaciones futuras.

Para más información sobre este y otros temas, visita nuestra página web: https://www.psicia.com/

  1. Elena Elizabeth
    24/03/2015 de 13:32

    Exelente!!! no es lo que yo vivo…´pero…si es un caso que conosco…horrible!!! Muy recomendable leer y obvio …ponerlo en práctica.

    Me gusta

  2. 10/04/2015 de 03:55

    ojala pueda encontrar al amor de mi vida. mi anterior pareja fue un obsesivo enfermizo posesivo y anipulador. ruego a dios que se presente aquel hombre que me robara el corazon sin hacerme llorar

    Me gusta

  3. 16/05/2015 de 15:10

    Como dice una colega, no es que no te quiera, es que te quiere mal…

    Me gusta

  4. Carlos
    24/06/2020 de 23:16

    Me toca vivir esto y no fácil sobrellevarlo. No tengo una relación con esta persona, por lo que el miedo a ser rechazado es enoooorme. Como dice aquí, te vienen pensamientos sobre esa persona a cualquier hora, en cualquier momento. Pierdes el apetito, sufres de insomnio debido a los pensamientos obsesivos. Cuando te logras dar cuenta de que no es sano lo que vives y que no te hace bien, entras en una desesperación por lograr salir de esto mientras tu mente te lo impide.
    Cosas que yo he hecho y que me han funcionado la verdad, han sido:

    -Contarle a la persona con la que estoy obsesionado sobre lo que siento por ella. No solo el “amor” si es que se le puede llamar así, sino, de lo que realmente vives. Te recomiendo hagas esto lo más sincero posible.
    No debes tener miedo a ser rechazado, ya que nunca sabes cómo va a reaccionar la otra persona. En mi caso al momento de contarle a esta persona, lo hice a través de texto. Intenté redactar con detalles todo lo que había vivido y logré hacer que pareciese una despedida (en ese momento pensaba que me iba a rechazar completamente, porque llegué a hacer cosas un tanto extremas para acercarme a esa persona, sin darme cuenta de que con esto la estaba afectando a ella y a mí).
    No te puedo recomendar una hora específica en la que le envíes el mensaje (si es que lo vas a hacer de esta manera, ya que en mi caso lo hice justo antes de irme a dormir, y dormí aprox. una hora y media ese día. Si lo hubiese hecho de día, creo que no hubiese podido avanzar mucho en cuanto a hacer cosas ese día, ya que luego de esto los pensamientos recurrentes, se vuelven aún más recurrentes, y no hubiese podido pensar bien mis tareas diarias , por lo que prácticamente sería un “día perdido”.
    Al siguiente día, veo un mensaje de esa persona que decía: “wow. prepárate porque ahora viene mi historia”. Luego de haber leído lo que me envió, supe que mientras yo hice cosas que afectaban a mucha gente para mantenerme cerca de ella, sintió algo también por mí. Al estar cegado por la limerencia (o amor obsesivo), no me dí cuenta y seguí en mi mundo creado a base de pensamientos que desearía nunca haber vivido.
    Me preguntó qué cosas había hecho yo, que afectasen tanto. No fui capaz de decirle por vergüenza a todo lo que había hecho.
    Hoy en día corté contacto con ella ya que comenzé, nuevamente, con pensamientos obsesivos y con otros síntomas de limerencia. En ningún momento fui rechazado por ella como yo creía que iba a hacer.

    -Haz cosas que te agraden hacer. No te recomiendo hacer cosas que te recuerden a esa persona. Intenta cosas nuevas: escucha nuevos tipos de música, intenta jugar un tipo de juego que no hayas jugado antes, ve un programa de televisión o una serie de videos de YouTube que te guste o que no hayas visto pero te llamo la atención.

    -Intenta hablar más con tus amigos. Hacer esto me ayudó bastante ya que logro distraerme completamente de mis síntomas involuntarios de limerencia por un par de días.

    -Cuéntale a un amigo o un familiar sobre lo que vives o has vivido. Esto te ayuda a aceptar lo que vives y te lleva a buscar un tratamiento para poder salir. Logras darte cuenta en que momento eso que alguna vez fue amor, se convirtió en limerencia, y eso te ayuda (como es mi caso hoy en día) a lograr darte cuenta si es que comienzas a vivirlo nuevamente, lo que te permite hacer algo antes de “estar ciego” o te bloquea esta ceguedad, haciendo que lo veas de una manera distinta que la(s) vez(ces) anterior(es).

    -Busca ayuda de un especialista. Esto seguramente te servirá, ya que logrará adaptar tu mente para que no vuelvas a vivir esto, pero primero debes darte cuenta de lo que vives y DEBES ACEPTARLO.

    Espero pueda ayudar a alguien con esto, porque la verdad no es nada gratificante vivir esto, y te acarrea muchos problemas si es que no lo controlas en el momento adecuado.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: