Archive

Archive for the ‘Trastorno dismórfico corporal’ Category

Caso clínico de Trastorno dismórfico corporal

13/11/2012 8 comentarios

Me gustaría contar aquí mi historia, que no deja de ser una historia de superación y de esperanza, con la confianza de que a alguien en la misma situación pueda serle útil. Mi nombre es Ana y he padecido un trastorno de dismorfofobia  el cual, actualmente, se considera un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo. La dismorfofobia es, en pocas palabras, el miedo a ser feo. Esto se traduce en una obsesión por el aspecto físico que te lleva a sobredimensionar aquellos defectos físicos reales o imaginarios hasta que los percibes como monstruosos. Para decirlo de forma más clara: tanto te miras al espejo que cualquier granito te parece un elefante.

A pesar de ser una persona abierta y querida por mi pareja, familia y amigos y con éxito en los estudios, siempre he tenido la autoestima un poco baja. Al ser muy perfeccionista, me exijo mucho a mi misma y nunca estoy conforme con el resultado. Esto me llevó a buscar en mi misma una perfección física irreal que ni siquiera exijo en los demás. Leer más…

Trastorno dismórfico corporal: la distorsión de la propia imagen

23/03/2012 2 comentarios

Trastorno dismórfico corporal

Este trastorno, también conocido como dismorfofobia, suele comenzar en la adolescencia y consiste en la preocupación obsesiva por un supuesto defecto físico, que es prácticamente indetectable para los demás. Las preocupaciones más comunes suelen referirse a los ojos, nariz, pelo, orejas, piel, labios, arrugas, cicatrices, palidez o enrojecimiento, asimetría facial, vello excesivo… aunque también puede abarcar varias partes del cuerpo.

Por ejemplo, una persona con este trastorno puede describirse como monstruosa o deforme por percibir que tiene un párpado más caído que el otro y puede llegar a aislarse totalmente del mundo exterior, pensando que los demás se pueden fijar o reír de él, mientras que para el resto de las personas este supuesto defecto, no sea perceptible.

            Esta preocupación excesiva (o pensamiento obsesivo) por un detalle físico, suele llevar a las personas afectadas, a una serie de conductas compulsivas y/o de evitación:

-Invierten gran cantidad de tiempo en intentar camuflar la parte de su cuerpo con la que están disconformes, por ejemplo, llevando el pelo largo, gafas de sol oscuras, llevando mucha ropa incluso en verano, maquillarse en exceso, etc. Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: