Archivo

Posts Tagged ‘caso real de pareja de un obsesivo compulsivo’

La pareja del paciente con trastorno obsesivo compulsivo

30/06/2016 2 comentarios

El TOC es un trastorno sumamente incapacitante que causa mucho malestar y angustia. Pero no solamente sufre quien lo padece, también lo hacen los familiares que conviven con la persona afectada.

Queremos dar las gracias a David por compartir su conmovedor testimonio, acerca de su experiencia como pareja de una paciente que está superando un trastorno obsesivo compulsivo.

  El laberinto invisible

Question Mark

 

Mi mujer tiene TOC. Ella vive en una realidad que a primera vista es muy similar a la nuestra: en su mundo encontrarás coches y edificios, gente yendo a trabajar y niños jugando. El sol ilumina el día, las nubes atraviesan el cielo y, en ocasiones, llueve.

Pero además: hay reglas.

La primera regla que me puso mi entonces novia, era que cuando la dejaba en casa de sus padres y yo volvía en coche a la de los míos tenía que llamarla al llegar para asegurarse de que no había tenido un accidente. Puede parecer una simple comprobación bienintencionada, pero no es así: en el mundo de mi mujer la gente muere a cientos cuando van de un pueblo al de al lado, los cadáveres se apilan por las noches en las cunetas, los pocos afortunados que sobreviven a un viaje en coche nunca dejan de oír los lamentos de los heridos en sus pesadillas.

Hay reglas más misteriosas, por ejemplo: no se puede dormir fuera de casa. No hay un peligro claro del que nos proteja esta regla. Más allá de los ladrillos hipotecados que nos acogen cada noche  abunda el oxígeno en el aire y los grifos proporcionan agua al abrirse y, sin embargo…

Junto con las reglas, hay peligros en todas partes y grandes desgracias están, con toda seguridad, a punto de ocurrir: sin duda alguna yo me cansaré de mi mujer en cualquier momento, le seré infiel y viviré el resto de mi vida como un moderno playboy.

En el mundo de mi mujer (en el de todas las personas con TOC), algo acecha; algo espera el momento perfecto, el menor descuido, para destrozar completamente tu vida. Mi mujer vive en el miedo. Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: