Coronavirus: duda y sentimiento de culpa en el paciente obsesivo

 

 

 

 

 

 

 

 

En los momentos actuales con la pandemia de coronavirus, las personas que padecen un Trastorno obsesivo compulsivo, en especial relacionado con el tema de contagios, lo están viviendo con un incremento de las conductas compulsivas y con continuas crisis de ansiedad. Pero esto no sólo se debe a la posibilidad de contagiarse del COVID-19, sino al sentimiento de culpa que suele estar presente en las personas que padecen un TOC.

Los pensamientos reiterativos de tipo: “a ver si por el hecho de no desinfectar la casa cinco veces al día con lejía, va a hacer que alguno de nuestra familia se contagie… si se contagia uno, nos contagiamos todos… el lunes tengo que ir a la farmacia y si ya tengo el coronavirus, probablemente allí lo transmitiré, esto hará que se contagie gente que probablemente tenga ya la salud delicada y por mi culpa morirán…”

Esto que puede parecer una exageración, es un ejemplo real que me relataba el otro día un paciente con TOC.  Si antes de aparecer el virus, limpiaban la casa de forma exagerada y se lavaban 10 veces al día, ahora lo harán 50 veces y obligarán a sus familiares a hacer lo mismo. Y aquí es cuando el paciente nos pregunta: – “¿cómo sé yo ahora si el hecho de lavarme y desinfectar continuamente, es una conducta preventiva o es una compulsión”

Tenemos que seguir las recomendaciones oficiales, pero no llevarlas a extremos… esta recomendación para un obsesivo, resulta imposible llevarla a cabo.

Hay que tener en cuenta que el paciente obsesivo no admite la duda, quiere ver todo claro, no tolera la incertidumbre en un momento en el que estamos totalmente sumergidos en ella. Para estas personas, no haber “prevenido” un daño es moralmente equivalente a haberlo provocado.

Los psicólogos clínicos no estamos para dar consejos sobre cómo tiene que actuar la población en su día a día; nuestra función es la de evaluar, diagnosticar, aliviar y tratar a las personas que están padeciendo trastornos psicológicos, que les complica y agudiza todavía más la terrible crisis que estamos viviendo.

Actualmente estamos realizando terapia online. Para más información sobre éste y otros temas, visita nuestra página web: https://www.psicia.com

 

En estos días de crisis, Psicología clínica online

IMG_2665

Teniendo en cuenta el escenario actual en relación con la expansión del coronavirus, hemos procedido al cierre de nuestro Centro durante los próximos 15 días. No obstante, seguiremos  atendiendo a nuestros pacientes o a las personas que lo requieran, a través de nuestro servicio de terapia de psicología clínica online.

Pueden contactar con nosotros a través de nuestro correo: info@psicia.com o a través de nuestro número de teléfono: 914028012  donde podrán ser atendidos por un profesional.

Más información en: https://www.psicia.com

Caso real. Obsesión con las guerras

Ante las últimas noticias que nos llegan estos días sobre el conflicto entre EEUU e Irán, queremos compartir una historia que escribió una paciente nuestra hace unos años, después de haber superado un trastorno obsesivo compulsivo relacionado con este tema.

Gracias Maite, por compartir tu caso.

 

 

Descripción del caso.

Soy Maite, tengo 54 años y quiero contar mi caso porque estoy feliz de haberlo superado y quiero que llegue a todos aquellos que tienen problemas parecidos al que yo sufría, para que sepan que hay solución, que se cura y que se vuelve a ser feliz. Yo tampoco lo creía…

He vivido 22 años con una obsesión que me ha tenido presa de miedo; vivía obsesionada por la amenaza de una guerra nuclear.

Yo nunca me había interesado por la política ni la situación en el mundo, creía que era algo completamente ajeno a mí. Por ignorancia y falta de información (ya que no acostumbraba a leer la prensa, ni escuchar noticias), no era consciente de que lo que pasara en el mundo podía afectar a todos. En fin, vivía en la luna…

Fue alrededor del año 77, cuando leí por casualidad un artículo en el que se decía lo que sería una guerra nuclear, sus consecuencias y el alcance que tendría, los países que tenían armas nucleares, etc. Empecé a prestar atención a las noticias, a enterarme de todos los conflictos que siempre sacuden el mundo y empecé a vivirlos como una inminente amenaza nuclear. Empecé a generar una fobia tremenda; ya no solo a las guerras en sí, sino a los informativos, a los periódicos, era incapaz de ver las noticias. Simplemente el oír la música del telediario me atenazaba el estómago. No podía, no sólo leer el periódico, sólo con ver uno encima de una mesa sufría lo indecible, se me secaba la boca, se me hacía un nudo en el estómago, me quedaba totalmente bloqueada. No quería ver la televisión por miedo a que aparecieran noticias alarmantes, sólo veía vídeos grabados. Leer más…

Para los que no puedan celebrar…

Vuelve la Navidad y con ella, muchos sentimientos encontrados. Por un lado, nos sentimos “obligados” a reunirnos, a disfrutar, a celebrar, a gastar…  pero por otro, hay muchas personas que  viven estas fechas con auténtica angustia. Personas que, muchos días antes, ya sienten ansiedad anticipatoria ante las fechas que se avecinan. 

La pérdida de un ser querido, la enfermedad de algún familiar, la soledad, dificultades económicas, el padecimiento de algún trastorno psicológico, una ruptura sentimental…son situaciones que generan mucho sufrimiento y que, por el hecho de que “deberíamos estar felices”, se agudiza en estas fechas. Para muchos de ellos, esta será la peor época del año.
Desde aquí queremos mandar un mensaje de apoyo y esperanza a todas aquellas personas que por el motivo que sea, no puedan vivir con alegría e ilusión estos días. Estos días pasarán y no tenemos por qué obligarnos a demostrar, ni a celebrar nada si no estamos en condiciones de hacerlo…
Os deseamos un buen comienzo de 2020.

Síntomas comunes del trastorno dismórfico corporal (la fealdad imaginaria)

Hay una serie de síntomas muy comunes en este trastorno. La poca conciencia de enfermedad, hace que los pacientes busquen ayuda psicológica cuando la evolución es muy larga.

Para más información sobre éste y otros temas, visita nuestra página web: https://www.psicia.com

A %d blogueros les gusta esto: